Buttplugs: el mejor amigo del entusiasta del sexo anal

Buttplugs: el mejor amigo del entusiasta del sexo anal

Los buttplugs son uno de los mejores juguetes sexuales que se han inventado. Están especialmente diseñados para la estimulación anal y garantizan satisfacción para hombres y mujeres que disfruten esta clase de juego.
De hecho, los buttplugs son tan populares que están entre los juguetes sexuales más comunes en el mercado.

Hablemos de sexo anal

El sexo anal es una de las actividades sexuales favoritas de las personas, tan sólo después del sexo oral y por supuesto, del coito vaginal.
Sin embargo, a pesar de su popularidad, hay muchísimos casos de malas experiencias, y es que, a diferencia del coito vaginal, el sexo anal requiere algunas medidas previas para que sea una actividad placentera para ambos.

¿Placer anal?

El placer del sexo anal proviene de la estimulación de las sensibles paredes del ano, a veces desde fuera , como en el beso negro, pero sobre todo, mediante la penetración.
En el caso de la mujer, parte del placer recibido mediante el sexo anal se debe a la estimulación indirecta del útero, mientras que en el hombre la estimulación prostática es fuente inagotable de poderosos orgasmos. En ambos casos, para lograr una buena experiencia, hay que dedicar el tiempo necesario para dilatar los músculos del ano y con ello, lograr una penetración suave, natural y sin ningún dolor.
Es aquí donde entran en escena los buttplugs: su forma cónica, la punta redondeada, los materiales suaves y la amplia disponibilidad de tamaños los hace los dilatadores perfectos.
Manual básico de un buttplug
A diferencia de un dildo, que está diseñado para simular el vaivén del pene, los plugs anales están diseñados para entrar y quedarse en su sitio, y naturalmente, la parte más divertida es la de meterlos en su lugar.
Los plugs usualmente están hechos de silicona, acero quirúrgico ó incluso vidrio templado (son mucho más seguros de lo que suenan). Estos materiales proporcionan una superficie suave que, con un poco de lubricante, permite deslizarlos sin ningún problema dentro del ano, pues al no haber fricción, no hay dolor y no hay un reflejo del esfínter por cerrarse.
De hecho, muchas veces esta llega a ser la parte favorita de las parejas: la dilatación lenta y progresiva a medida que el plug entra y después es sacado, abre la puerta a un enorme abanico de sensaciones y además es un buen ejercicio de pareja, pues involucra paciencia por parte de ambos, relajación, un montón de estímulos, de placer y sobre todo de confianza.
Cuando el plug puede entrar sin problemas en el ano, es señal de que los músculos del esfínter están lo suficientemente relajados para permitir el paso del pene. Con un poco de lubricante, la sensación es magnífica.
Usos avanzados de un buttplug
Los buttplugs son también excelentes potenciadores de placer en el coito vaginal: gracias a su forma, pueden permanecer dentro del ano de la mujer para que, durante la penetración vaginal, esta se sienta más estrecha. Esto provoca una mayor presión contra el cuerpo del clítoris.
En los hombres, los músculos del recto sirven como apoyo para la próstata, es decir: tienen un papel fundamental para la eyaculación, y usar un plug durante el coito trae consigo un montón de sensaciones placenteras.
Cuando tienes un orgasmo (aplica para hombres y para mujeres), los músculos del ano se contraen involuntariamente (a esto se le conoce como pulsos o espasmos). Dependiendo de la intensidad del orgasmo, estas contracciones pueden durar de 3 a 15 segundos. Tener puesto un plug con el diseño adecuado provoca mayor estimulación en los nervios, haciendo el orgasmo más intenso.
Si al terminar tienen ganas de continuar, el plug habrá servido como preparación para una excelente sesión de sexo anal.
Otra razón por la que los buttplugs son tan populares es porque hasta cierto punto son un tema tabú. Esto es aprovechado por las parejas con dinámicas de dominació-sumisión: una práctica sorprendentemente común es que la parte dominante hace a la sumisa llevar un plug puesto al salir a caminar, al supermercado ó incluso todo el día.

¿Con qué debería empezar?

Si esta va a ser tu primera experiencia anal, lo más importante es asegurarte de que será placentera. Deberías comenzar con un plug delgado y suave, utilizar suficiente lubricante y sobre todo, hacerlo con calma.
Es importante que siempre que vayas a hacer algo sexual con tu ano, hagas previamente un enema para asegurarte de que estará limpio y así evitarás olores desagradables.
Comienza con una buena sesión de masturbación, y a medida que la excitación aumente, explora las sensaciones que te provoca acariciar tu ano y después, la suave inserción de este.
Te tomará un tiempo descubrir cómo relajar los músculos, poco a poco puedes aventurarte a introducir plugs cada vez más grandes ó de distintas formas.
En cambio, si has tenido malas experiencias con el sexo anal, puedes darle una oportunidad a los plugs y a esta guía para experimentar el placer que siempre debiste haber sentido.
Y si eres ya un experto en el tema y lo tuyo es explorar los límites anales, contamos con plugs en tallas grandes, con diseños fantásticos e incluso modelos vibradores con los que el único límite es la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *